Puedes enviarnos tus aportaciones a la dirección de correo: Ciudadetinta@outlook.es . Agradecemos vuestro tiempo y comentarios, entre todos formamos esta ciudad de tinta que pronto se convertirá en una urbe.

NO RESEÑAMOS NOVELA ERÓTICA, lamentamos las molestias.


miércoles, 21 de junio de 2017

Colaboración: Última Llamada. Una Historia de Amor (Capítulo V)



Me limpio las lágrimas con el embozo y luego te cierro los ojos. Qué es la vida. No lo sé. Solo algo que se acaba. Pero los sueños no tienen por qué terminarse.

Tus ojos parecían tranquilos y, con la luz de la ventana, hasta un poco alegres. Pero tenían ese punto, inquietante, que debe dar la muerte. El último susto. O la última sorpresa. Cuando descubres el más allá. Que nadie sabe cómo es. Aunque tú ya lo sabrás.

No creas, casi te envidio. Pero ahora, mi amor, tengo que avisar al Samur. Porque la vida aquí continúa, y hay papeles y cosas. Y tendré que llamar también a Ángel y a Pilarín.

He buscado el teléfono inalámbrico que debía reposar en mi mesilla. Pero en ella solo estaba el soporte. A lo mejor se quedó anoche en el baño, parece que te oí hablando en él con Pilarín. Todas las noches tienes que hablar con Pilarín. Y contaros todas las cosas. Qué distintos somos los hombres de las mujeres. Nosotros somos reservados, acumulativos, y descargamos lo que llevamos dentro, solo de vez en cuando, de forma impulsiva y hasta violenta, debe ser cosa de la testosterona. Pero vosotras necesitáis, cada día, y varias veces, sacar afuera todas las cosillas que se van adhiriendo en el interior, limpiar las cañerías del alma. Y eso lo hacéis hablando y hablando sin parar. Como esa música interminable que nunca se acaba.

Pensaba en esto antes de entrar en el baño a buscar el teléfono. Entonces me he girado desde el quicio de la puerta y te he mirado desde allí de nuevo. Y lo he visto. El teléfono, quiero decir. Asomaba bajo un pliegue de la colcha, apresado, todavía, por tu mano exhausta, vencida, al otro lado de la cama.
Y me ha subido un golpe de cariño, veloz, por mi garganta. Y se ha quedado ahí, hecho un nudo que no me deja hablar, ni tragar, ni casi moverme. Y yo no dejo de pensar en cómo fue, en cómo debió ser. Cuando intentaste llamar por teléfono.

No quisiste despertarme cuando te encontraste mal. Y creo, aunque me duela, porque me hubiera gustado ayudarte, que hiciste lo correcto.

Lo primero, siempre, tiene que ser avisar al Samur. Sin perder un solo instante. Como hiciste aquella vez que te pusiste malísima. Yo tengo mal despertar, lento y descoordinado. Y hubieras perdido unos instantes preciosos. Además nunca te gustó interrumpir el sueño de los demás, que es algo sagrado e íntimo, como tú siempre decías. Tal vez porque tampoco te gustaba a ti que se te interrumpiera el tuyo.

Colaboración de: Francisco Rodríguez Tejedor.

lunes, 19 de junio de 2017

Reseña: La Escalera


Título: La Escalera
Autor: José María Castillejo
Tapa: Blanda
Nº de Páginas: 367


Sinopsis:

Un relato descriptivo, ameno y cargado de suspense. Sumerge al lector en mundos y personajes muy diferentes que sorprendentemente convergen en torno al protagonista.

Juan, después de años de trabajo, ha logrado crear algo que vale mucho dinero. Poco a poco comienza a sufrir las dentelladas de sus supuestos amigos. Pretenden robarle. Como no logran hacerlo fácilmente, para conseguir lo que quieren, optan por destruirle.
Un socio mexicano, unos sacerdotes a los que había querido como hermanos, personas que ha sentido muy cerca de él, miembros de la judicatura que, entregados a las pasiones más humanas, olvidan la obligación de cumplir la Ley... Las diferentes influencias, personalidades y contradicciones van quedando reflejadas página a página en el relato.

Se destapa un juego que resulta ser muy peligroso y en el que cualquier movimiento equivocado podría tener consecuencias desastrosas.

En la búsqueda de caminos para reforzar su defensa Juan abre puertas por cada resquicio que se le brinda. Descubre cómo algunos de los hechos a los que se tiene que enfrentar, tienen detrás realidades que le hacen temblar de miedo. Hay otras realidades sin embargo, que le llenan de paz y fortaleza. No se rinde. Busca fuerzas y las encuentra donde no sabía que las había.

Trabaja la defensa, se prepara para encontrar una nueva vida y lucha incansablemente por un futuro que también quieren robarle.


Valoración (Del 0 al 10)

  • Argumento: 6.2
  • Desarrollo: 5.9
  • Final: 6.1
  • Personajes: 6.3
  • Ambientación: 6
  • Ilustraciones: 5.7
  • Adictivo: 5.9
  • Sensaciones: 6.1

Nota Media: 6

Observaciones:

Una obra interesante, cargada de connotaciones religiosas y traiciones. Con un final abierto que deja la trama en suspense. De fácil lectura. Recomendada para amantes de novelas religiosas y con tramas empresariales.


Cómpralo directamente AQUÍ 
 

Biografía: José María Castillejo


Biografía:



Me llamo José María Castillejo, nací en Madrid en el año 1962. Soy católico, creo profundamente en Dios y en nuestra futura vida eterna. Tengo seis hijos maravillosos, seis hermanos en esta Tierra y dos en el Cielo, esperándonos junto a nuestros padres. Soy huérfano desde los 11 años. Todas estas circunstancias en mi vida son apoyos que, sin lugar a dudas, me ayudan, me han ayudado y estoy seguro que me seguirán ayudando a ser optimista, fuerte en la vida y confiar en el futuro, aunque a veces se presente difícil. José María Castillejo

Me gusta el campo, me gusta la mar y disfrutar de la Naturaleza. Entre los campos de Toledo y Andalucía se desarrolló mi infancia y es en el campo de donde brotan los mejores recuerdos de mi infancia. La mar la descubrí en la costa Cantábrica, pescando en la bahía del Abra. La he disfrutado sobre todo en Baleares, especialmente navegando alrededor de la costa de Mallorca, de la que soy un completo enamorado.

La Naturaleza en su conjunto aprendí a apreciarla de una manera especial recorriendo el Estado de Maine. Allí pasé algunos de los veranos más felices de mi vida, subiendo las montañas Rocosas, bajando los rápidos de los ríos más bellos que he conocido y durmiendo durante semanas bajo el techo de las estrellas.

Nunca podré olvidar como estando acampados al borde del agua en el Allagash Lake, lago al que habíamos llegado después de empujar las canoas contra corriente por el río del mismo nombre durante más de tres días, una noche realmente especial, vimos cruzar por el Cielo, de lado a lado disparado entre las estrellas, el famoso Cometa Halley. Es una experiencia que quedó para siempre grabada en mi recuerdo.

Tengo también, como podré explicar en otro apartado de este Blog, varios títulos: unos aparentemente merecidos y otros simplemente recibidos. De todos ellos, con el que me siento más identificado es con el de emprendedor. Desde que terminé mis estudios de Filosofía en Roma, en la Pontificia Università Gregoriana, y luego mi MBA en el Instituto de Empresa de Madrid, no he parado de emprender proyectos. Unos han terminado con éxito y otros con fracaso. De todos puedo asegurar que he aprendido.

Una parte importante de mi trabajo actual la llevo a cabo fuera de España, por diferentes partes del mundo. En todos estos viajes, desde hace años y durante mucho tiempo me estuvo acompañando un personaje del que también me siento muy orgulloso. Un personaje que se está convirtiendo, casi sin querer, en todo un Embajador del talento español por el mundo: Pocoyó. Pero hay otras muchas cosas que poder contar.

Me hace ilusión que este blog pueda servir como vehículo de comunicación directo con otras personas de variadas profesiones, diferentes edades, variados intereses y diferentes países.


                                                         

Obras Literarias: 

viernes, 16 de junio de 2017

Reseña: El Mundo Mágico de Orgn


Título: El Mundo Mágico de Orgn
Autor: Daniel Estevez
Editorial: Entrelíneas Ediciones
Fecha 1ª edición: Febrero de 2017
Formato: Ebook
Nº de Páginas: 160


Sinopsis:

Jimmy, victima de bullyng en su instituto, descubre algo sobre la chica de la que esta enamorado y le ayudara a ocultar su secreto.

Mientras su madre viuda, tendrán que hacer frente, a su despido; jimmy buscara la manera de ayudarla, con un mapa del tesoro que hallaron, el y su padre antes de morir, pero se convertirá en algo mas, cuando descubra que lo transportara a un mundo, donde las criaturas de leyenda y fantasía viven en comunidad en un mundo llamado: ORGN. Los humanos no son bien recibidos y jimmy,sera encerrado.

Descubrirá algo que valdrá la pena aventurarse por ello, ya que un ser malvado quiere hacerse con los 2 mundos y sumirlos en la completa oscuridad.

Su viaje no sera fácil, tendrá que ingeniárselas, para poder cojer las 7 llaves que encierran al mal bajo tierra, impidiendo que salga de ellas.


Valoración (Del 0 al 10)

  • Argumento: 8.4
  • Desarrollo: 5.8
  • Final: 6.2
  • Personajes: 6.7
  • Ambientación: 5.5
  • Ilustraciones: 6
  • Adictivo: 7.6
  • Sensaciones: 6.9

Nota Media: 6.6

Observaciones:

Una obra juvenil con una idea bastante curiosa. La historia se desarrolla en un mundo de seres mágicos en el que el protagonista, un humano, no es bien recibido y tiene que luchar por salvar ese mundo y el suyo. De fácil lectura y muy entretenido. Lo recomendamos para jóvenes y amantes de la fantasía épica.


Cómpralo directamente AQUÍ 
 

jueves, 15 de junio de 2017

Desdibujada por Mi Pluma LMC



Cojo el pincel e intento retratar mi rostro, quiero darle vida, mostrar una sonrisa, borrar las lágrimas.
Llorar es lo único que me desahoga, que hace que la cuerda que rodea mi cuello afloje su nudo. Libero el sufrimiento, pero mi cara muestra un dolor que veo en el espejo. Y trazo lineas de colores me emulen la vida que ya no tengo, que ya no quiero.
Todo mi cuerpo expresa la tortura: la cabeza explota, los lloros no cesan y mi estómago desea a cada instante desterrar su contenido. Me mareo en este mundo tan cruel. El calvario agota mis fuerzas y trazo colores sin sentido.
Ni siquiera veo lo que pinto, mi mano se mueve como si yo fuera una marioneta, y mis hilos son agitados por gente sin escrúpulos. Cierran tanto los ojos que no les importa el dolor que dejan tras de sí, pero que no lo vean no significa que deje de existir. Llené tanto mi ser de maldad e indiferencia ajena, que dudé que existiera gente para hacer el bien. 
Mi mano tiembla, y desde mi silla, que ya solo me permite pensar en el pasado de mis días, pido a Dios que me aleje de este sufrimiento. Las arrugas en mi piel demuestran que ya estuve el tiempo suficiente en este mundo, no quiero estar más con estos recuerdos que me atormentan. Quiero desaparecer de este mundo egoísta, tan lleno de incomprensión. Este no es mi lugar; una vez más deseo que la muerte me lleve al otro lado mientras observo mi retrato: un rostro triste y desdibujado.

martes, 13 de junio de 2017

Colaboración: Última Llamada. Una Historia de Amor (Capítulo IV)

IV

Así he visto nuestra vida Ángela, a través de esos fogonazos rapidísimos que han alumbrado, de golpe, en mi mente, años enteros. Será porque no puedo esperar mucho, tendré que llamar en unos minutos. Y con esa sensación extraña de ver nuestra historia como desde fuera, contada por otro en tercera persona, como si ya estuviera cerrada, comprimida en una película que viéramos los dos en el cine. Como unos espectadores más.

Miro tu cara, Ángela, que ha quedado de perfil hacia mi lado, con los ojos abiertos, anclados en la ventana y te digo que me gustaría estar así siempre contigo, mientras escribo en mi mente unos versos, como hice muchas veces, cuando te veía llorar o dormir profundamente, como ahora, aunque nunca llegara a escribirlos de verdad, en un papel quiero decir, pero tampoco en tu oído con mi aliento, ¿por qué sería?

Pero estos son unos versos muy extraños y tristes. Llenos de pena. Porque la pena ahora sí me llega y me embarga todo mi ser.

Mientras tú duermes, / yo vigilo para que nada ni nadie perturbe tus sueños./ Espanto las aves negras que traen la tristeza / y limpio de telarañas los rincones del firmamento, / para que siempre brille / y no envejezca jamás.

Mientras tú duermes, / yo guardo los momentos que hemos vivido, / envueltos en el aliento de tu sonrisa, / en el estuche sin fondo, ni llave, / donde reposan los recuerdos felices.

Mientras tú duermes, / yo cierro puertas y ventanas, / y le quito la pila al reloj, / para que se pare y nada se oiga / y nunca te des cuenta / de que ya no te despertarás jamás.

Ni verás las inagotables lágrimas / que escriben tu nombre/ en la misma almohada / donde, hasta hoy, / se trenzaban nuestras vidas.

Colaboración de: Francisco Rodríguez Tejedor.

lunes, 12 de junio de 2017

Reseña: Amor divino, amor profano: Dos mujeres. Dos maneras de amar en la Edad Media.


Título: Amor divino, amor profano: Dos mujeres. Dos maneras de amar en la Edad Media
Autor: Sandra Ferrer Valero
Formato: Ebook
Nº de Páginas: 269


Sinopsis:

En la Edad Media, dos mujeres buscaron el amor de maneras muy distintas. Una lo encontró en el amor divino, la otra sufrió por amar a un hombre en un mundo oscuro y opresivo para las mujeres.
Esta novela recupera la historia de Santa Clara de Asís y Bona di Guelfuccio, dos mujeres que vivieron en el siglo XIII.

En el año del señor de 1212, una muchacha de Asís decidía huir del destino dictado por su familia. Sus designios eran más elevados. Su huida marcaría su vida y la de todos aquellos que la conocieron. También la de cientos mujeres y hombres en siglos posteriores.

En el proceso de canonización de Santa Clara de Asís, muchas jóvenes que la siguieron en su camino de renuncia fueron testigos de su vida milagrosa. Pero la única muchacha que no traspasó los muros de San Damián fue precisamente la que ayudó a la entonces Clara di Offreduccio a conseguir su gran objetivo.

Esta es la historia de dos mujeres que siguieron caminos distintos. Ambas buscaban lo mismo, alcanzar el amor.

Basada en hechos reales, esta novela es el retrato de la vida de las mujeres en plena Edad Media.


Valoración (Del 0 al 10)

  • Argumento: 8.8
  • Desarrollo: 8.4
  • Final: 8.1
  • Personajes: 8.4
  • Ambientación: 8.5
  • Ilustraciones: 7.8
  • Adictivo: 7.9
  • Sensaciones: 8.2

Nota Media: 8.3

Observaciones:

Una obra cargada de connotaciones religiosas que, a parte de hablarnos de la vida de Santa Clara, también nos muestra el contrapunto entre la vida marital de una mujer de aquella época y la vida de una religiosa. Una obra que recomendamos para los amantes de la novela romántica, religiosa e histórica.


Cómpralo directamente AQUÍ 
 

Biografía: Sandra Ferrer Valero.


Biografía:

Periodista apasionada por la historia. Desde hace años gestiono el blog www.mujeresenlahistoria.com y colaboro con la revista Clío Historia con artículos especializados en historia de las mujeres. He publicado varios ensayos sobre este tema: Mujeres silenciadas en la Edad Media (Punto de Vista Editores), Breve Historia de Isabel la Católica (Nowtilus) y Breve Historia de la Mujer (Nowtilus).

                                                         

Obras Literarias: 

martes, 6 de junio de 2017

Colaboración: Última Llamada. Una Historia de Amor (Capítulo III)



Ángela había nacido en Madrid, en un chalecito al final de la calle Jorge Juan, en la Colonia Iturbe. Había jugado al cornito y al escondite, bajo la mirada impertérrita de los pavos reales del Parque de la Fuente del Berro y aprendido a leer en el Colegio de la Sagrada Familia que estaba allí muy cerca.

En aquel mismo parque conoció el amor por primera vez: un muchacho taciturno y extraño que la enamoró y, sin saber muy bien por qué, luego desapareció por un tiempo, hasta que, más tarde, empezó a enviarle cartas calenturientas desde diversos países de América Latina, la última desde Cuba, donde desapareció, esta vez sí, para siempre.

A Ángela se le quedó entonces ese aire entre soñador y ausente que encandiló tanto a Julio cuando la vio por primera vez. Fue en aquel mismo parque, donde Julio quedó deslumbrado y se cayó de su caballo ante ella, como Pablo de Tarso ante Dios. Y, desde entonces, ya no la abandonó ni a sol ni a sombra, hasta que se hizo con ella.

Iban, de novios, al cine Universal de la Plaza Manuel Becerra, que tenía unas filas traseras penumbrosas como pocas, donde él le desabrochaba la blusa, mientras ella suspiraba entre los brazos de Gary Cooper. Alguna vez fueron también a los bailes de parejas de la calle Leganitos, pero allí a Ángela le entraba la desazón y la zozobra, entre tanta oscuridad, sin pantalla alguna donde ilusionarse. Su imaginación se iba entonces a los sofás, probablemente llenos de manchas de las cochinadas que allí se hacían y, entonces, se ponía distante y ella y Julio acababan por salir a tomar una cerveza por los bares de la Plaza de Santo Domingo.

Mucho más le gustaba a Ángela, cuando Julio por fin se compró coche, irse los dos juntitos en el Simca a la Casa de Campo. Sobre todo en invierno. Aparcaban al lado de la calzada, cerca del lago, porque Ángela era muy miedosa y rehuía entrar en las espesuras del parque. Y allí, cuando los cristales se poblaban de vaho, se amaban en aquel mundo interior y cerrado, donde los rayos de la luna sacaban brillos e incandescencias de las ventanillas, que eran como una pantalla de cine más, llena de nubes y de rocío.

Cuando Julio acabó la carrera y se puso a trabajar de contable en Seguros El Ocaso y ella ya llevaba un par de años de funcionaria en Correos, se casaron en la Iglesia de Covadonga, justo enfrente del cine Universal, que había acogido sus primeros besos custodiados por el rugido del león de la Metro.

Y se fueron a vivir allí mismo, en un piso bullicioso y luminoso de Marqués de Zafra, encima de El Brillante (calamares, berberechos, sepia, mejilloneeees, pasen al fondo, señoreeees).

Sus dos hijos nacieron allí cerca, en la maternidad de O´Donell y fueron al mismo colegio que ella fue. Todos los sábados comían en casa de los padres de Ángela y un domingo de cada dos, en casa de los padres de Julio, porque vivían más lejos, allá por Embajadores.

Fueron progresando como aquella ciudad de Madrid, que remozaba sus fachadas y poblaba sus calles de modernos y relucientes automóviles y ajardinaba cualquier rincón, cualquier plazuela, como una ilusionada ama de casa coloca floridos jarrones en todos los rincones del hogar.

Se compraron un chalé en la sierra de Guadarrama y empezaron a viajar inclusive por el extranjero. Su gran hazaña fue cruzar el charco y visitar México y Cuba, donde ella se entristeció sobremanera, sin que Julio, que nunca fue un águila, supiera al principio por qué.

Pero, a la vuelta de aquel viaje, comenzaron los problemas para el corazón de Ángela. Empezó a sufrir algunas taquicardias y palpitaciones por las noches y el médico le recetó unos meses de baja y vida sana, nada de sal y caminar todos los días.

Por aquella época sus dos hijos se hicieron mayores de repente, porque siempre hay un día en que los hijos se hacen mayores, uno no lo nota, es decir, no lo ha notado antes, o no ha querido notarlo, pero hay un momento, un amanecer, en que te das cuenta de que ya vuelan solos, de que ya no cuentan contigo, de que tú ya no eres la persona imprescindible en sus vidas.

Se casaron ambos en un tris y Ángela sufrió como nadie el síndrome del nido vacío. Julio se la encontraba todas las tardes en la cama cuando llegaba de trabajar de El Ocaso. O llorando quedamente mirando por la ventana cómo se movían las hojas de los árboles.

Acabaron buscando un psicólogo y allí iban ambos andando, dos tardes en semana, hasta la calle Duque de Sesto, a abrirle su corazón de par en par y mostrarle su vida en canal a aquel desconocido, que tomaba notas y nunca decía nada.

Luego se acercaban a dar una vuelta por el Retiro, que estaba allí al lado, como dos novietes cogidos del brazo, y entonces Julio la invitaba a un granizado de limón o a una horchata en una terraza junto al lago y observaban cómo se besaban los novios de verdad, paseando o tumbados en la hierba del parque. Y algo hermoso e íntimo crecía dentro de ellos mientras se cogían de la mano que, luego, sin saber cómo, se iba tornando lentamente en brumoso y triste, y las hojas de los castaños y de los sauces rodaban por el suelo con el viento, como rodaban, ay, los recuerdos comunes y la vida. O lo que iba quedando de ella. Entonces Julio se echaba mano a la cartera y le decía: “Vámonos ya Ángela, que empieza a hacer frío”.

Y volvían entonces a casa cogidos del brazo, pero ya sin hablar, y sin fijarse en los novios de verdad, ni en nada. Cruzando el anochecer rosado de Madrid, que se iba haciendo más y más denso, y más oscuro, a medida que se acercaban a su casa.

Nada más llegar se tomaban un vaso de leche con galletas, veían un poco la tele y, luego, se metían en la cama, que Julio madrugaba para ir a trabajar. Y allí, entre las sábanas, cogidos de la mano, les embargaba la noche, que ahora era ya total y completa. Y Ángela, entonces, le decía, con más vivacidad y alegría que la que había mostrado durante todo el día: “Que tengas felices sueños, mi amor”. Y ella se daba la vuelta y se sumergía, gozosa al fin, en los suyos, como un niño en una piscina, tirándose desde el tobogán.

Así habían pasado los últimos diez años. Ángela había dejado de ir al psicólogo, como un día dejaron de bailar o de trabajar, cuando les llegó la jubilación.

Y así había sido también, más o menos, su última noche. Como tantas otras. Un reposar juntos, mientras el sueño los iba venciendo y las manos, también juntas, enlazaban el cariño que había ido creciendo, acumulándose con los años y también con las resignaciones. Hasta que ella se soltaba y se entregaba a sus sueños. Y Julio se dormía en paz, abnegadamente feliz de haber dedicado toda su vida a aquella mujer que, ahora, viajaría, soñaría sin fin, por todos los continentes.

Y Julio se veía a sí mismo en sueños, y veía también a Ángela, como si fueran ambos las dos mesillas que adornaban aquella cama que compartían desde que se casaron y empezaron a vivir juntos. Y sonreía dormido, sintiéndose parte de aquel conjunto de muebles que un frío día de invierno eligieron en El Corte Inglés para toda su vida.


Colaboración de: Francisco Rodríguez Tejedor.

lunes, 5 de junio de 2017

Reseña: Orissa: Parte II.


Título: Orissa: Parte II.
Autor: Alberto Rueda.
ASIN: B01B6P2Z6Y.
Versión: Ebook. 
Nº de Páginas: 536.


Sinopsis:

Hay ciertos libros que no son como los demás. Libros que encierran algo más que un puñado de páginas conexas unidas solamente por la excusa de la coherencia. Escritos que laten bajo su coraza de cartón tintado, albergando sentimientos tan cálidos que el lector a menudo tiene la sensación de estar consumiéndolos bajo su propia piel.
Orissa es uno de esos libros. Un colorido y cautivador paseo literario que te transportará de inmediato a la India colonial de principios del siglo XX. Allí vivirás una historia hermosa, enigmática y emocionante en la que la conjura y la ambición se funden con unos sentimientos intensos y cercanos. Orissa es capaz de deshojar en la alternancia de su torrente narrativo lo visceral y lo sensual, lo crudo y lo delicado, el odio más arraigado y el amor incondicional. Deja que Orissa te devuelva la pasión por la lectura.


Valoración (Del 0 al 10)

  • Argumento: 8.8
  • Desarrollo: 8.9
  • Final: 9
  • Personajes: 9
  • Ambientación:8.8
  • Ilustraciones: 7.8
  • Adictivo: 8.9
  • Sensaciones: 9

Nota Media: 8.8

Observaciones:

Segunda parte de Orissa. En esta segunda parte podemos encontrar más acción que en la primera. De ráìda lectura y muy adictivo. Recomendada para todos los lectores.


Cómpralo directamente AQUÍ