Puedes enviarnos tus aportaciones a la dirección de correo: Ciudadetinta@outlook.es . Agradecemos vuestro tiempo y comentarios, entre todos formamos esta ciudad de tinta que pronto se convertirá en una urbe.

NO RESEÑAMOS NOVELA ERÓTICA, lamentamos las molestias.


miércoles, 4 de mayo de 2016

Lucy: Capítulo 4.





Capítulo 4:


- ¡Se despierta!
La voz de una mujer desconocida retumbaba en mi cabeza.
- ¿Lucy? – Mi padre me tomó la mano al instante.
Intentaba mantenerme despierta y enfocar la vista, pues veía todo borroso y no sabía donde estaba. Con dificultad conseguí abrir los ojos e intenté levantar la cabeza, la cual parecía pesarme una tonelada. Vi la goma que me salía del brazo y eso me alteró, no me gustan las agujas y mucho menos los hospitales. Respiraba a través de una mascarilla. Giré la cabeza y allí estaba mi padre, agazapado, con mis manos aún entre las suyas. La claridad que entraba por la ventana me cegaba. Mi mueca hizo que mi padre se levantase y bajase la persiana hasta el punto en el que no me diese directamente a la cara. Una vez tuve mi mano liberada de las suyas intenté quitarme la mascarilla, pero mi padre llegó hasta mí antes de que me diese cuenta y me propinó un manotazo en la mano.
- No te la puedes quitar. – Gruñó frunciendo el ceño.
- Tu padre tiene razón. – Coincidió la enfermera que hasta ahora había pasado desapercibida para mí. - ¿Recuerdas lo que pasó?
Me tomó varios minutos responder. Miles de preguntas pasaron por mi mente en ese tiempo: ‘¿Alguien me hizo algo en aquel callejón? ¿Me desmayé por la falta de aire? Recuerdo que oí voces… Bah, me estoy volviendo loca. ¿Cómo iba a oír voces? Allí no había nadie, solo yo, seguro que fue mi imaginación’.
- No. – Terminé por contestar, aún dudosa.
- ¿Seguro? No pareces convencida.
Asentí una sola vez.
- Está bien. Te voy a aplicar algunos calmantes para el dolor, te has dado un buen golpe.
No respondí, dejé que la enfermera hiciera su trabajo y fui cerrando los ojos poco a poco. Lo último que me pareció ver, pues ya los calmantes habían hecho su efecto, fue a mi padre acercarse y darme un beso en la frente.


Me desperté al cabo de las horas. Mi abuelo estaba sentado en un sillón situado al lado de la cama de aquel hospital. Estaba absorto en un libro, tanto, que no se dio cuenta de que me había despertado. La luz cegadora había cambiado por un color rojizo, estaba anocheciendo. Me retiré la mascarilla con la mano y tomé una gran bocanada de aire, lo que provocó que me diera un ataque de tos. Mi abuelo cerró el libro, lo dejó encima del sillón y se acercó hasta mí.
- ¿Pero qué haces, niña? No puedes quitártela. –Protestó.
- Me molestaba. – Mi voz sonaba algo ronca a causa de la tos.
En ese momento entró otra enfermera con una carpeta en las manos.
- ¿Cómo te encuentras?
Me limité a encogerme de hombros.
- Se ha quitado la mascarilla porque… ‘‘molesta’’. - Dijo la última palabra en tono irónico, lo que hizo que le mirase con los ojos entrecerrados.
- No se preocupe, ya puede quitársela.
Le dediqué una amplia sonrisa de victoria a mi abuelo y me incorporé en la camilla, quedando sentada en ella.
- No hagas muchos esfuerzos aún.
- ¿Qué me ha pasado?
- Tuviste una crisis de ansiedad. Tu abuelo dio el aviso de que te habías perdido y un policía te encontró tirada en un callejón.
Me quedé mirando la pared sin decir nada.
- ¿Alguien te hizo o te dijo algo?
- ¿¡Qué!? Oh, no… no… yo… Estaba sola.
- ¿De verdad? Pareces asustada.
- Sí, estoy bien. ¿Puedo irme a casa?
Revisó la carpeta que tenía en las manos con detenimiento.
– No, hoy no, pasarás la noche aquí para tenerte controlada.
Con las mismas, sin decir nada más, salió de la habitación.
- Vaya mierda. – Me quejé entre dientes.
- Si te comportas mañana estarás en casa. – Me discutió mi abuelo.
Me dejé caer otra vez hacia detrás, mirando al techo, sin emitir palabra alguna. Después de un largo rato así mi abuelo rompió el silencio.
- Lucy. Esto…
- ¿Qué?
- ¿Qué fue lo que pasó ayer en la librería?
- Nada.
- Lucy, decías que ‘no’ todo el tiempo y nadie te hablaba.
Así que no había sido un sueño. ¿Era una alucinación? ¿Me jugó una mala pasada los nervios? No hallaba respuesta alguna.
- No pasó nada. –Insistí.
- Yo no diría ‘nada’.
- ¡Ya vale! – Levanté la voz, a lo que mi abuelo contestó con un siseo y con el ceño fruncido y apretando los labios volvió al sillón y a su libro.


Durante el tiempo que pasé despierta estuve pensando en todo lo que pasó el día anterior. ‘¿Qué pensará Álvaro de mí? ¿Y su abuelo? Pensarán que soy imbécil, cosa que no es mentira. He quedado como una estúpida. ¿Y la voz? Recuerdo preguntar quién era y responder mi nombre. Pero no podía ser. ¿He de pensar en fantasmas? No, claro que no’. Bufé. Un ronquido de mi abuelo hizo que me sobresaltara. ¿Cuánto llevaba perdida en mis desvaríos? Miré el reloj que había en la pared, las cuatro de la mañana. Mi abuelo dormía en aquel sillón con el libro abierto apoyado en el pecho. Intenté evadirme de mis pensamientos cantando en mi cabeza mi canción favorita de Coldplay, lo que logró calmarme un poco. No sé cuánto tiempo pasó hasta que conseguí dormir, aquella cama era muy incómoda y la vía en el brazo tampoco ayudaba, pero al final el sueño me acabó venciendo.


2 comentarios:

  1. Vaya sorpresa Lia, me has dejado fascinada, un relato muy bueno, avisa que a veces ando despistada. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/5/16 0:16

    Ay, Luci...ya le tengo cariño!!! Me encanta Lía, esperando la próxima entrega! Me gustaría saber algo, ya tienes la historia o la vas creando sobre la marcha? Gracias!

    ResponderEliminar